Estación Central de Ámsterdam

Estación Central de Ámsterdam

La Estación Central de Ámsterdam, construida a finales del siglo XIX en estilo neorrenacentista, fue diseñada por el mismo arquitecto creador del Rijksmuseum.

Para la construcción de la Estación Central de Ámsterdam fue necesario construir tres islas artificiales y utilizar más de ocho mil pilares de madera para sujetar la estructura.

Esta estación de trenes se encuentra muy próxima al centro de la ciudad y desde ella salen (y llegan) todos los trenes que unen Ámsterdam con toda Europa.

El inicio de todo trayecto

La Estación Central es una parada obligada en cualquier viaje a Ámsterdam. Tanto si llegáis en tren desde Schiphol, como si queréis conocer ciudades cercanas como La Haya o Utrecht, deberéis pasar por esta estación.

Desde la Estación Central de Ámsterdam también parten todas las líneas de tranvía y es posible que lleguéis hasta ella para hacer algún transbordo. La estación también cuenta con una estación de metro.

También autobuses

Junto a la Estación Central también se encuentra la estación de autobuses, desde donde podréis tomar los autobuses para llegar hasta pueblos cercanos como Volendam o Marken.